Published by: 0

Hoy toca volar y no por donde estoy acostumbrado a volar yo, hoy volamos en Sabadell con nuestro amigo LandingShort. Comienza el día temprano ya que tenemos el avión a las 9 de la mañana así que a las 8 tenemos programado nuestro encuentro para poder ir al aeródromo.

Vamos en el coche ya y vamos hablando de nuestras cosas, la verdad es que hace un día fantástico para volar no hay nubes y a estas horas de la mañana todavía hace un fresco que imagino que en un par de horas se convertirá en un calor plomizo, vamos llegando ya.

Estoy en el terreno de LandingShort así que me dejo guiar a través de las instalaciones de Sabadell ya que la primera parada es subir a la oficinas a por las llaves y la documentación del avión después toca el café correspondiente antes de ir a volar, pasamos el control de seguridad y nos dirigimos a la plataforma.

Vamos a volar una C172 equipada con G1000 y hay que decir que este es el primer encuentro que tengo con el equipamiento de Garmin y quede encantado de toda la ayuda e información que te proporciona el sistema, aunque pienso que si vuelas mucho este tipo de avión de vez en cuando tienes que hacer alguna hora en una analógica ya sistemas como por ejemplo el transpondedor lo gestiona el sistema.

Ya dentro del avión lo primero que noto es una cabina amplia, muy amplia, no se si realmente es mas grande que una C172 de las antiguas que es lo que estoy acostumbrado a volar o es por no tener mil relojes delante tuya lo que da un aspecto de mas amplitud, LandingShort me va explicando las cosas añadidas que hay que comprobar ya que en este avión las baterías son esenciales.

Una de las cosas que me gusta es la rápida operación ya que desde que te dan la autorización de rodaje hasta que llegas al punto de espera no pasa mas de 3 min. Nada mas despegar tenemos el Tibidabo en el morro y detrás de el Barcelona y la costa, bordeamos Barcelona dejándola a nuestra derecha y ponemos rumbo de linea de costa.

Esto es otra cosa que quería realizar,volar por la costa y es espectacular volar y tener a un lado la tierra firme y al otro lado la inmensidad del mar con el reflejo del sol y estas son cosas que los que volamos en el centro de la península y la meseta castellana no podemos disfrutar habitualmente.

Rápidamente se pasa de la costa a la montaña bordeando el área de control del aeropuerto de Reus y ascendiendo para tener una altitud de seguridad respecto a las montañas, observo las grandes pantallas del G1000 la precisión de las lecturas de los instrumentos y la gran cantidad de información que puedes tener en un solo vistazo.

Vamos charlando sobre nuestras cosas y descubriendo la geografía catalana, nos vamos acercando a Montserrat dejándola por nuestra derecha y volviendo al campo ya, nos vamos ajustando a la pista en la aproximación y la C172 G1000 se posa suavemente sobre la pista, y con la misma rapidez que rodamos al punto de espera rodamos al parking.

Se apaga el motor del avión y toca recoger todo y dejar el avión en condiciones para el siguiente vuelo que tenga que hacer y la siguiente tripulación, ahora toca tomar un refrigerio junto al amigo Landingshort mientras vemos la operación del aeropuerto de Sabadell, las sensaciones de volar este avión son fantásticas por la calidad que ya sabemos que tiene Cessna y la calidad del G1000, me despido de Landingshort y me quedo con mas ganas de volar en Barcelona y con la G1000.

Deja un comentario