Procedimientos de emergencia: emergencia imprevista

Como su propio nombre indica, una emergencia imprevista sucede de repente; sin tiempo para reaccionar ni para preparar ni al avión ni a los pasajeros.

Se considera emergencia imprevista toda aquella emergencia que sucede en las fases de despegue o aterrizaje (desde que se cierra la puerta del avión hasta que se quita o recicla la señal de cinturones, y desde que se vuelve a poner o reciclar en descenso, hasta que se abre la puerta del avión) , ya que son los momentos en los que no hay tiempo para la preparación. Por eso, los tripulantes de cabina preparan el avión SIEMPRE por si sucede cualquier tipo de problema.

Continue reading

AOG en línea – falta chispa

El acrónimo AOG (Aircraft On Ground) son tres letras que persiguen el mundo de la aviación al completo. Que son capaces de destrozar un negocio, una rotación, unas vacaciones, o de reducir a la mínima expresión la vida social de un TMA. Parece mentira que en tan pocas letras se pueda esconder algo tan temido.

Y puede que una de las peores noticias que te puedan dar nada más entrar de turno a las 9 de la noche dispuesto a afrontar una larga noche llena de Daily Checks, posibles cambios de rueda, frenos, limpieza de averías diferidas y reposición de bombillas fundidas sea leer en un telex la palabra “AOG” repetida tres veces en el encabezamiento y acompañado por el código IATA de tu base al lado.

Continue reading

AOG en línea – aceite, mucho aceite

Sábado, con todo lo que ello supone. Pero no… tú trabajas en aviación y además de noche, así que no puedes salir, como varios miles de currelas que trabajan a turnos. Da igual, te planeas tu tarde ya que hay que aprovechar. Son las 15.00, estás comiendo con la familia y suena el móvil. Sabiendo que es del curro dudas si cogerlo o no, pero al final siempre picas y zas… te la acaban de clavar. Un avión en AOG, si no vas antes de tu turno no da tiempo de rodar motor antes del cierre del aeropuerto, así que todos los planes que tuvieras se acaban de desmoronar. Terminas de comer, te vistes y al curro.

Continue reading