Published by: 1

Como su propio nombre indica, una emergencia imprevista sucede de repente; sin tiempo para reaccionar ni para preparar ni al avión ni a los pasajeros.

Se considera emergencia imprevista toda aquella emergencia que sucede en las fases de despegue o aterrizaje (desde que se cierra la puerta del avión hasta que se quita o recicla la señal de cinturones, y desde que se vuelve a poner o reciclar en descenso, hasta que se abre la puerta del avión) , ya que son los momentos en los que no hay tiempo para la preparación. Por eso, los tripulantes de cabina preparan el avión SIEMPRE por si sucede cualquier tipo de problema.

notausgang-flugzeugCuando se cierra la puerta del avión, los TCPs ejecutan el ya famoso “armar rampas y cross-check”, que no es otra cosa que anclar las rampas inflables al fuselaje del avión ya sea mecánicamente mediante un sistema de palancas en la puerta o manualmente, lo cual haría que al abrir la puerta, la rampa saltase e inflase automáticamente sin tener que perder el tiempo en caso de una evacuación. En el cross-check el compañero simplemente comprueba que el trabajo del otro está bien realizado: doble chequeo, doble seguridad. Las rampas quedan armadas durante todo el vuelo.

Después, la demostración de seguridad. Importante información, aunque algunos crean que es más interesante leer los últimos resultados de la liga que aparecen en el diario deportivo que ha comprado en la terminal. El sistema de abrochado y desabrochado del cinturón de seguridad es simple, pero en una situación de estrés y nerviosismo como en la evacuación de un avión, puede ser la cosa más difícil. Si se ha prestado atención a la demostración de seguridad, probablemente se tenga una idea más clara. Y ya no hablemos de cuando hay que inflar el chaleco salvavidas. Lo único que se pretende con ello es que todos estén preparados… por si acaso.

Después de esto el asegurado de cabina. Si, los tripulantes son unos pesados: que si hay que plegar la mesita, subir la persiana, poner el respaldo vertical, el bolso debajo del asiento, el reposabrazos abajo, atenuar las luces porque es de noche, etc… Todas estas cosas no son más que una ayuda en caso de una emergencia, para evitar al máximo posible lesiones, cosas que entorpezcan la salida y para que estemos lo más preparados posible. Esto se repite cuando se prepara la cabina para el aterrizaje.

En ambas fases, los tripulantes de cabina se sientan en posición de seguridad y permanece en silencio, repasando mentalmente el procedimiento de evacuación por si fuera necesario, lo cual se conoce como “Silent review”.

plane-door-opens-drnk1115

(c) Delta Airlines Flight Training Academy

Para que en cabina de pasajeros sepan que hay una emergencia, los pilotos darán por PA un call out, “brace for impact” o similar dependiendo de la compañía. En este momento, los tripulantes sabrían que hay una emergencia y gritarían a los pasajeros “bend down, protejanse”, o “agachense, protejanse” o el que la compañía haya decidido. Harían esto hasta que el avión estuviera completamente parado.

En ese momento se espera a que desde cockpit se de el siguiente call out, pudiendo ser “remain seated” o similar, o “evacuate”, dependiendo de si es necesario evacuar el avión o no.

Como se puede ver, no hay tiempo absolutamente para nada, por eso los pasajeros deben saber como desabrochar el cinturón, donde está su salida más cercana y no tener por medio el bolso de nadie que pueda retrasar su salida. Terminamos con un vídeo de la evacuación del American en Chicago, para ejemplificar, en la vida real, el estrés y caos ordenado que puede llegar a ser una situación como la descrita.

(c) imagen destacada: Virgin Atlantic Flight Training Crawley

1 comment

  1. Pingback: Emergencia imprevista

Deja un comentario