Published by: 1

Si has viajado en avión a lo largo de tu vida, seguro que recuerdas el discurso sobre seguridad que dan los asistentes de vuelo y aquello que dicen sobre ponerte la mascarilla de seguridad antes que ayudar a cualquier otra persona a ponérsela. Se pudiera pensar que esto es algo egoísta, pero hay una muy buena razón para escuchar estas palabras.

A una altitud de crucero de 30.000 pies, se tardan sólo unos segundos en desorientarse y desmayarse debido a la falta de oxígeno. Esto significa que si se ayuda a un niño en primer lugar, puede que sea demasiado tarde antes de poder ayudarte a ti mismo.

El canal de SmarterEveryDay llevó esto al extremo para dejar claro por qué deberías siempre ponerte la mascarilla de oxígeno a ti primero.

La condición desarrollada por la falta de oxígeno de una despresurización en un avión se llama hipoxia. De los varios tipos de esta afección que existen, la que nos interesa sería la hipoxia hipóxica o anóxica. Este tipo de hipoxia se debe a una alteración de las fases de ventilación alveolar y/o difusión alvéolocapilar de la respiración, que produce una deficiente entrega de oxígeno atmosférico a la sangre de los capilares pulmonares, es decir, la concentración de oxígeno en sangre disminuye. En aviones comerciales si la cabina se despresuriza rápidamente, la saturación de oxígeno en tu cuerpo cae a niveles peligrosos en menos de 10 segundos.

Causas:

  • Exposición a altitud: dónde la concentración de oxígeno atmosférico disminuye.
  • Afecciones del pulmón: como la neumonía, enfisema, asma bronquial, detención respiratoria o una enfermedad pulmonar obstructiva crónica que causa la ventilación inadecuada de los pulmones.
  • Inhalación de otros gases: el óxido nitroso o gas hilarante puede disminuir la disponibilidad de oxígeno mientras que el dióxido de carbono aumenta cada vez más.
  • Apnea del sueño: puede interrumpir la circulación de aire en los pulmones.
  • Apnea en el buceo: la hipoxia hipóxica es muy frecuente en los apneistas, ya que al aguantar la respiración de forma constante y combinarlo con esfuerzo físico provoca una drástica reducción de la oxigenación del organismo, creando así una alteración en el funcionamiento.

Factores que influyen en la hipoxia

Altitud

La altura afecta directamente en la presión parcial de oxígeno de aire inspirado y disminuye la presión parcial alveolar de oxígeno. A partir de los 40.000 pies o más la presión parcial de oxígeno es tan reducida que el tiempo útil de conciencia es de solo algunos segundos.

Temperatura ambiente

Las temperaturas extremas de frío o calor, presuponen en marcha de mecanismos de ajuste del organismo, que esto se traduce en el consumo de oxígeno, disminuyendo de esta manera la tolerancia a la condición de hipoxia y requiriendo oxígeno adicional para el mantenimiento de la función normal. Esta es una de las justificaciones del oxígeno de emergencia de los equipos para escape y caída libre desde grande altitudes con bajas temperaturas.

Razón de ascenso o descenso

La razón de ascenso de los aviones impide una adaptación a la altitud. La descompresión rápida que se produce en un ascenso muy rápido, puede reducir el TUC hasta un 50%.

Tiempo de exposición

A medida que se prolonga el tiempo de exposición los efectos de la hipoxia aumentan.

Estado físico

Un buen estado físico se traduce en una mayor tolerancia a la hipoxia ya que el cuerpo proporciona una mayor eficiencia del uso del oxígeno. La obesidad y la falta de entrenamiento físico disminuyen la tolerancia a esta condición.

Actividad física

El TUC se reduce con la presencia de actividad física, debido a que los requerimientos metabólicos de oxígeno aumentan en gran medida con la actividad física y se necesita el aporte de oxígeno adicional para mantener las funciones normales. Este factor afecta notablemente a las tripulaciones de aviones de carga que deben realizar esfuerzos o movimientos continuados durante el vuelo.

Factores psicológicos

Las personas con rasgos neuróticos presentan habitualmente una menor tolerancia a la hipoxia. Estudios realizados en vuelo han demostrado que las personas con trastornos psicológicos presentan un mayor consumo de oxígeno que las personas normales en situaciones de estrés. Aquellos pilotos con problemas emocionales o que con facilidad se afectan psicológicamente por problemas ambientales, son más susceptibles a la hipoxia.

Tolerancia individual

Factores tales como el metabolismo del sujeto, dieta, nutrición, etc. hacen que haya variaciones individuales que afecten a la tolerancia de la hipoxia.

Entonces, cuando las mascarillas caen, deberías ponértela primero antes de ayudar a nadie. Una vez estés seguro, puedes ponerle la mascarilla a aquellos que tengan problemas. Incluso si un niño se ha desmayado, poniéndole la mascarilla hará que se recupere.

Una vez que la saturación de oxígeno es inferior al 60%, la muerte puede ocurrir en cualquier momento, lo que hace más relevante la acción de ponerse la mascarilla. Recuerda, en el caso de peligro en el aire, deberías preocuparte de ti mismo antes de ayudar a otros. Puede haber riesgos ocultos, y no podrías ayudar a nadie si estas desmayado, ¿verdad?

1 comment

  1. Pingback: Anónimo

Deja un comentario