Aviación - FCU

Published by: 1

El nombre en español para designar el área donde los pilotos controlan el avión, cabina de mando o simplemente cabina, es un sustantivo bastante normal y extenso en nuestro lenguaje. Pero si miramos a la designación anglosajona, la cosa cambia. En Estados Unidos suelen preferir referirse a la cabina como “flight deck”, pero en el Reino Unido se decantan por “cockpit”. ¿De dónde viene esa palabra tan poco aeronáutica?

Los primeros cockpits (cock: gallo; pit: pozo, foso, hoyo) eran básicamente fosos construidos para albergar peleas de gallos en las que uno de los dos animales moría por las heridas infligidas por el contrario. Dicho término fue empleado para llamar a la parte trasera de la cubierta más baja, el sollado, de buques de guerra. En batalla, esa zona se convertía en la base de operaciones del médico de a bordo ya que era relativamente segura y menos propensa a movimientos bruscos causados por el oleaje.

Como todos los espacios que se encuentran en la cubierta inferior, era confinado, abarrotado y con poca iluminación. Además, durante la batalla, también era muy ruidoso, sangriento y apestaba, recordando a la gente un foso de pelea de gallos (cock-pit).

El primer avión con cabina cerrada apareció en 1912, el Avro Type F. Aún así, hasta bien entrados los años 20, había muchos aviones de pasajeros que tenían la cabina de pilotos abierta al aire, mientras que los pasajeros iban detrás. Hasta la II Guerra Mundial, tiempo en el que se convirtió como norma la cabina cerrada, mucha aeronave militar biplano y los primeros cazas monomotor llevaron la tripulación expuesta a los elementos.

Avro F Type

Retrasaron las cabinas cerradas ya que tenían impedimentos tales como el material de las ventanas. Antes de que el Perspex se inventara en 1933, las ventanas o parabrisas estaban hechas de cristal de seguridad (pesaba mucho) o de nitrato de celulosa, que se amarilleaba rápido y era extremadamente inflamable. A mediados de la década de 1920, muchos fabricantes empezaron a experimentar con cabinas cerradas por primera vez, como podemos ver en el Fokker F.VII de 1924, el Junkers W 34 alemán de 1926, el gran Ford Trimotor también de 1926, Lockheed Vega en 1927, el famoso Spirit of St. Louis y aviones comerciales construidos por Douglas y Boeing durante los años 30. Así, las cabinas descubiertas desaparecieron a mediados de los años 50, quedando relegadas a aviones de entrenamiento, fumigadores y aeronaves pequeñas.

edBIG_MG_7519

F16 americano

Hoy en día las ventanas están equipadas con parasoles y en muchos modelos se pueden abrir en tierra. También están equipadas con resistencias de calor que disipan condensación y una capa antireflectante, que ayuda a la visión por parte de los pilotos. Si nos vamos a los aviones de caza actuales, casi todos tienen una carlinga única con una visibilidad mucho más extendida que la que tiene un piloto de aviación comercial.

La distribución de los instrumentos en las cabinas también ha cambiado con el tiempo y ha sido estandarizada, tanto en aviones militares como civiles, en todo el mundo. Un ejemplo claro de esta estandarización es “los seis básicos”, más tarde llamado “T básica”, desarrollado en 1937 por la Royal Air Force británica y pensado para optimizar el escaneado que hace el piloto a los instrumentos.

La ergonomía y los factores humanos son dos de las cosas más importantes que se toman hoy día al diseñar cabinas de mando. La disposición y funcionalidad de los controles de visualización están diseñados para incrementar la conciencia de situación de las tripulaciones, pero sin agobiar o dar demasiada información, cosa negativa en caso de emergencia. En el pasado, la ergonomía se conseguía limitando el tamaño del piloto a volar, especialmente en los cazas. ¡Menos mal que hemos avanzado!

En el diseño de cabinas de cazas modernos, los tradicionales botones y relojes brillan por su ausencia. Los paneles de instrumentos se han reemplazado por pantallas electrónicas en las que el piloto visualiza gran cantidad de información. Algunos sistemas necesitan tener conexiones físicas a la vieja usanza, sobre todo en temas de emergencia, pero poco a poco estos también se han ido reemplazando por controles multifuncionales y reconfigurables, llamados en inglés “soft keys”.

Siguiendo con esa dinámica, los controles de vuelo de los pilotos se han visto plagados de botones para así no tener que quitar las manos de dichos controles (del inglés, HOTAS, Hands On Throttle And Stick) y mantener siempre la cabeza en alto y la visión fuera de la cabina. Estos controles pueden verse actualizados y mejorados con avances como visión HUD en el propio casco o órdenes mediante la voz (DVI, Direct Voice Input), todo para que el piloto tenga que mirar menos y menos a su cabina y poder estar más tiempo escrutando el cielo a su alrededor.

1 comment

  1. Francisco

    Hoy dia se ha perdido la palabra “carlinga” para definir el compartimento del piloto. Esta palabra tambien procede de la nautica y es el lugar donde se encaja el mástil. Quizá porque en los antiguos aviones la cabina era un agujero en el fuselaje donde estaba situada la palanca de mando

Deja un comentario