Published by: 2

No es una pregunta fácil de contestar, y para simplificarlo un poco nos vamos a centrar en compañías europeas.

Una compañía low cost es una empresa que dé beneficios desde su apertura y lo sigue siendo hoy en día. Compañías de la magnitud de Ryanair o EasyJet son todavía más significativas. En Estados Unidos una compañía low cost puede ser un 10 o un 20% más barata que una compañía tradicional; pero en Europa puede llegar a costar la mitad o un tercio del precio del billete. Se pueden encontrar vuelos de 2 – 3h por menos de 10€, entonces ¿cómo funcionan?

PrintBásicamente una compañía low cost reduce al mínimo coste las partes más caras de volar. La parte más esencial en una compañía aérea son los aviones, y es posible gastar menos en estos. En los meses y años posteriores al 9/11, los viajes en avión cayeron en picado, y las compañías luchaban por sobrevivir. Mientras tanto Ryanair prosperaba, aumentando su flota en 151 B737 pedidos a Boeing, a un precio realmente bajo. Circunstancias como estas no son frecuentes, pero las compañías low cost que realizan pedidos grandes obtienen grandes descuentos.

El hecho de comprar aviones nuevos significa que estos son más eficientes en gasto de combustible, pero también establece los precios más altos de compra. Vemos así la edad de las diferentes flotas: EasyJet (6,6 años), Ryanair (6,4 años), KLM (11,1 años), AirFrance (11,7 años), Lufthansa (10,9 años). Una low cost normalmente sólo tiene un tipo de avión: Ryanair opera el B737 e EasyJet la familia A320 solamente. Tener un solo tipo de avión significa que los pilotos, los TCPs, mecánicos y el personal de tierra sólo necesita ser instruido en un tipo de avión, lo que ahorra tiempo y dinero.

Dentro de los aviones las compañías low cost normalmente evitan los lujos. Por ejemplo los asientos de Ryanair no se pueden reclinar yesto se traduce en un menor mantenimiento y precio a la hora de comprarlos. Además elimina el tiempo de los asistentes de vuelo en limpiar los bolsillos de los asientos, ya que estos son inexistentes.

Estos mismos asistentes en las compañías low cost están al principio de su profesión y reciben una pequeña formación, suficiente en seguridad pero lo justo en atención al cliente. Además en tierra algunas compañías envían a sus TCPs a la puerta de embarque a comprobar las tarjetas de embarque mientras el resto limpia el avión. A través de esto las aerolíneas eliminan 3 ó 4 personas por las que normalmente tendrían que pagar. En vuelo los asistentes son responsables del servicio de comida y bebida a bordo, que normalmente no es gratis y es una forma muy buena de hacer dinero para una aerolínea; incluso Ryanair vende billetes de lotería.

lowcostVamos a hablar ahora de los aeropuertos. Nunca veremos a Ryanair volando a Londres Heathrow o París Charles de Gaulle, por que estos aeropuertos son caros. Con una cantidad estipulada de vuelos que pueden operar al día, las tasas de aterrizaje son altas y los slots están regulados. En lugar de eso, Ryanair vuela a Gatwick, Stansted y Luton en Londres o Beauvais en París, a casi 100 kilómetros de distancia y que no está técnicamente en París. En muchos casos Ryanair u otras aerolíneas low cost, son únicas o una de las pocas volando a estos aeropuertos, lo que les da un gran poder de negociación. En algunos casos un aeropuerto regional se cambia de nombre al de otra ciudad y si este no ofrece tasas de aterrizaje más bajas, simplemente la compañía se va, y el aeropuerto deja de existir. Si no hay un aeropuerto suficientemente barato alrededor de la ciudad, una low cost volará en aeropuertos más grandes en horas menos concurridas, cuando las tasas de aterrizaje son más bajas y la posibilidad de retrasos es menor.

Vamos ahora a lo esencial de estas empresas. Siempre se intenta que las aeronaves de una compañía low cost esté operando el mayor tiempo posible. Por ejemplo un avión puede volar en un mismo día entre Bruselas – Copenhague, Copenhague – Bruselas, Bruselas – Praga, Praga – Bruselas, Bruselas – Nimes, Nimes – Bruselas, Bruselas – Treviso y finalmente Treviso – Bruselas. Una low cost programa entre 30 y 45 minutos entre aterrizaje y despegue, lo que deja muy poco tiempo especialmente si hay retrasos, para limpiar el avión. Esto sin embargo significa que el avión está siempre haciendo dinero y los pasajeros no pagan por estar sentados. ¿Alguna vez os habéis preguntado por qué algunas compañías no ofrecen reservas en los asientos? Pues bien, con una política de “el primero que llega es el primero que se sienta”, la gente normalmente llega pronto a facturación y hace una fila ordenada, lo que agiliza el embarque y se traduce en menos tiempo en tierra, ergo, más tiempo volando.

Otro principio de una low cost es el modelo punto a punto. Muchas de las aerolíneas tradicionales tienen hubs, de donde salen y llegan la mayoría de los vuelos. Por ejemplo British Airways tiene Londres, AirFrance en Paris y KLM en Amsterdam. Para ir a la mayor parte de destinos de estas compañías hay que hacer conexiones en sus hubs. Aerolíneas low cost por otra parte, tienen muchos destinos desde cualquier parte, esto significa también que algunos destinos sólo están disponibles algunos días de la semana. Las compañías más baratas no permiten conexiones entre sus vuelos, ya que esto sube los costes al tener que pagar transferencias de equipajes, sistemas de tarjetas de embarque más complejos, y reembarcar a un pasajero si el primer vuelo se cancela o se retrasa. Normalmente no se ofrece un servicio de tarjetas de embarque con personas físicas en el aeropuerto, y si se hace, habrá que pagar tasas por este servicio. Por ejemplo Ryanair cobra 45€ si te olvidaste imprimir la tarjeta de embarque en casa, e EasyJet tiene casi todas las máquinas para hacer auto check-in, traduciéndose esto en la eliminación de costes de personal. En el aeropuerto, estas aerolíneas no quieren usar pasarelas para el embarque porque son caras. Se usan escaleras y los pasajeros caminan por la plataforma o cogen un autobús para ir al avión.

31_ei-enl_1280adkpaUna aerolínea low cost hace mucho dinero si se hace bien. Muchas compañías tienen beneficios muy superiores a otras tradicionales como por ejemplo EasyJet (11,15%), Ryanair (24,10%), WizzAir (10,20%), Lufthansa (4,03%), British Airways (7,09%) o AirFrance (2,15%). Una aerolínea tradicional tiene sindicatos y convenios de salario los cuales no pueden cambiar; una low cost puede contratar a cualquiera y formarlo en pocos meses. Es también difícil para las aerolíneas tradicionales crecer, cualquier trayecto que se haga tiene que estar con una demanda anterior y la mayoría de los viajeros son gente de negocios, al contrario que en compañías low cost en las que la mayoría viajan por turismo. Algunas compañías tradicionales han abierto sus propias low cost: El grupo KLM – AirFrance ha creado Transavia y Lufthansa ha creado Eurowings, las cuales pierden mucho dinero. Lo que han olvidado es que en los Estados Unidos ya se hicieron estas practicas hace un par de décadas cuando Delta creó Song, la cual tuvo que cerrar; US Airways creó MetroJet con los mismos resultados; United Airlines creó Shuttle y después de cerrarla volvió a crear otra compañía llamada Ted que cerró también. La razón por la cual Ryanair o EasyJet son viables es por que son grandes y flexibles, tienen cientos de aviones, cientos de destinos, miles de empleados y un poder de negociación muy superior al de otros competidores.

Para nosotros los pasajeros, cualquier competencia es buena competencia. Incluso las aerolíneas que cierran bajan los precios de las compañías tradicionales y nos permiten viajar por menos.

2 comments

  1. Maletero71

    Hasta aquí correcto. Pero muchas de estas cias pagan salarios bajisimos x ej al personal de tierra.
    Con pocos salarios. Sin frees y un montón de cosas más
    La reducción de la venta a bordo provoca bajada de facturación y despidos en el sector de catering, igual caso el de la limpieza y muchos sectores más
    Por lo que sé en el caso de ryr el avión lo cargan con un personal mínimo. Todo alante y sin cinta lo que obliga a la persona que está a pié de avión a levantar en vilo la maleta y propulsarla al interior donde la carga un operario solo.
    Bajos salarios. Caída de otros sectores. Chantaje por parte de algunas Cias a las CCAA…subvenciones…
    No tengo nada en contra del modelo low cost pero sí en las sombras que tiene

  2. Pingback: Anónimo

Deja un comentario