Published by: 2

Una de las primeras preguntas que nos planteamos cuando ocurre un accidente en aviación es, cuál fue la causa del mismo. Y esto es lo que los investigadores buscan en las cajas negras, CVR (Cockpit Voice Recorder, Grabador de audio en cabina) y FDR (Flight Data Recorder, Grabador de datos de vuelo). Estos dispositivos son capaces de revelar detalles de eventos que sucedieron justo antes del accidente.

(c) NTSB

Antiguamente las cajas negras usaban cintas magnéticas y de plata con la posibilidad de grabación de los últimos 30 minutos de vuelo; hoy en día la gran mayoría de las cajas negras usan dispositivos de estado solido. Los primeros usaban electroimanes y diamantes para grabar linealmente en una cinta magnética y en un carrete de papel de plata respectivamente. Los dispositivos de estado solido son mas fiables y no disponen de martes móviles que necesiten mantenimiento con el tiempo y pudieran dañarse en caso de un accidente, además estos dispositivos ofrecen una mayor capacidad de almacenamiento de datos y un peso mucho mas bajo.

Los primeros dispositivos de estado solido podían almacenar dos horas de datos de audio y hasta 25 horas de datos de vuelo. Hoy en día el CVR graba audio desde las diferentes radios del avión, las conversaciones en la cabina de vuelo y con los tripulantes de cabina a través de los CIDS (Cabin Intercommunication Data System). Uno o más micrófonos están incorporados en la cabina del avión y pueden registrar las conversaciones de la tripulación técnica, así como cualquier sonido ambiental.

Los datos recogidos por los diferentes sensores del avión se transmiten al FDAU (Flight-Data Acquisition Unit) el cual se encuentra en la bahía de aviónica y envía los datos a los registradores de vuelo, estos registradores se alimentan de los generadores eléctricos de los motores. El grabador de datos de vuelo ha sido diseñado para grabar los datos operativos de los sistemas de la aeronave. Los grabadores de estado solido son capaces de almacenar centenares de parámetros incluyendo presión, altitud, velocidad, rumbo, posición de los pedales del timón de dirección, flujo de combustible, etc. Cada parámetro es analizado meticulosamente y puede aportar grandes pistas a los investigadores en caso de accidente.

En caso de una catástrofe, lo único que sobrevive en ambos registradores es la unidad de memoria “crash-survival”. Normalmente los componentes internos junto con el chasis de la grabadora son inservibles. El CSMU (Crash Survivable Memory Unit) ha sido diseñado para soportar el calor extremo junto con muchas toneladas de presión y choques violentos, utilizando tres capas de materiales. La primera carcasa esta hecha de aluminio, la segunda es un aislamiento de alta temperatura y la tercera es una carcasa de acero inoxidable.

El nombre en ingles de Black Box puede ser engañoso, ya que generalmente son pintadas de un naranja brillante y se les incorpora una cinta reflectante para ayudar a su identificación. Las cajas negras también tienen una baliza de localización submarina que envía pulsos para encontrarla bajo el agua. Esta baliza es activada automáticamente al contacto con el agua. En la mayoría de los casos las cajas se encuentran abolladas y quemadas, pero las tarjetas de memoria de su interior se encuentran intactas.

Cuando se encuentran los registradores, se analizan sus datos y se pueden utilizar para hacer una recreación de los eventos finales de la aeronave y poder tener una idea de la causa del accidente. Es una herramienta muy valiosa para determinar que salio mal y cual fue la causa. A menudo proporciona pistas que de otro modo serian imposibles de encontrar. Los registradores de datos y de voz, siguen teniendo un papel muy importante en las investigaciones de los accidentes.

2 comments

  1. Pingback: Anónimo

Deja un comentario