Published by: 1

El dos de noviembre de 2016, la agencia de investigación de accidentes de aviación civil australiana (ATSB) presentó un informe técnico en el que nos brindan cálculos procesados basados en señales satelitales, resultados de la deriva de las boyas, resultados de los cálculos de la deriva y un análisis de los restos encontrados hasta hoy día.

Todos los cálculos y análisis nos muestran que la aeronave debió impactar el agua a un gran ratio de descenso, coincidiendo con las señales del satélite y los análisis del flaperon recuperado. El análisis de BFO (Burst Frequency Offsets o la diferencia entre la frecuencia esperada y la real recibida por parte del avión debido al efecto Doppler) de las últimas señales indica que como mínimo, el avión descendía a 3.800 pies por minuto, y como máximo, 25.000. Es un arco muy grande, pero en los cálculos de BFO hay mucha variable.

La ATSB reportó que la única posición consistente con los daños recibidos por el flaperon y el flap exterior recuperados es la posición retraída o 0.

La deriva de las boyas nos enseña que si el avión hubiera impactado contra el agua sobre el séptimo arc, pero más al sur de la zona de búsqueda actual, los restos hubieran acabado en la costa oeste australiana. El análisis de la deriva de las boyas y de los restos recuperados indican que esos mismos restos originalmente partieron de la zona actual de búsqueda o más al norte.

Ocho meses después de la desaparición, la ATSB escribió que con respecto al análisis de la deriva de las boyas, la zona actual de búsqueda se expande de la zona negra hacia la morada, entrando en la amarilla (ver gráfico): “Un número significante de boyas que partieron de las zonas azul claro y verde han llegado a la costa oeste de Australia. De la misma forma, las boyas que salieron de las áreas roja y amarilla, han comenzado a llegar a la costa africana. Ninguno de estos datos es consistente con los tiempos o localizaciones donde se encontraron los restos del MH370, reduciendo la probabilidad de que los restos se originaran en estas zonas.”

Zonas de búsqueda, identificadas por color.

Zonas de búsqueda, identificadas por color.

 

Boyas indicando su deriva codificadas con el color de la zona desde la cual originalmente partieron. Se aprecia claramente cómo las de color azul claro y oscuro y verde, acaban yendo al este y el resto hacia el norte y oeste.

Boyas indicando su deriva codificadas con el color de la zona desde la cual originalmente partieron. Se aprecia claramente cómo las de color azul claro y oscuro y verde, acaban yendo al este y el resto hacia el norte y oeste.

1 comment

  1. Pingback: Anónimo

Deja un comentario