Published by: 0

A estas alturas, todo el mundo que esté relacionado con la aviación o que tenga un mínimo interés, se habrá enterado del accidente que ocurrió ayer en Puerto Carreño, Colombia. Todos hemos visto los vídeos donde aparece el B727 llevándose la valla perimetral por delante y por suerte, evitando a toda la gente que estaba expectante viendo a la aeronave intentar despegar desde el final de la pista.

A esta hora hay multitud de hipótesis como que no llevaba la selección de flaps adecuada; que alguna rueda reventó contra unas barreras de hormigón al final de pista, que estos trozos golpearan y dañaran un flap y que los cachos de flap se los tragara el motor derecho; que, directamente, la pista era demasiado corta para ese tipo de avión o incluso que la carga se pudiera mover o que era excesiva.

Desde AviaciónD no queremos alimentar falsos hechos ni informaciones y es por eso por lo que no seremos los primeros en publicar sobre accidentes: consideramos que si no se tienen X datos, no se debería publicar algo que alimente la confusión. Dicho esto, repasemos los hechos que sí conocemos.

El avión en cuestión, era un Boeing B727-200 Advance que fue adquirido por Air Jamaica en el 1.975. Voló para ellos hasta el 1.997, siendo comprado por la carguera Kitty Hawk Aircargo y haciéndole la conversión a carguero que estuvo operando hasta 2008, momento en el que fue adquirido por Aerosucre Colombia. Como nota histórica, esta misma célula y con matrícula 6Y-JMA, estuvo involucrada en otro accidente en el aeropuerto de Toronto en junio de 1.984, donde aterrizó a la derecha de la pista, guiñó y se deslizó paralelo a ella, quedándose a 90º de rumbo de pista. Nadie murió y el avión fue reparado, siendo el factor determinante la mala visibilidad a la hora del aterrizaje.

En cuanto a “performance”, es por todo el mundo reconocido por su habilidad de todo terreno, siendo usado en África y en Sudamérica sobre todo para operaciones cargueras. En el vídeo que os adjuntamos debajo podéis ver el tipo de operativa que se realizó con el mismo modelo en Angola.

A masa máxima de despegue, el avión necesitaría 3.100 metros de pista (a nivel del mar, condiciones ISA) para alzar vuelo, siendo la pista de Puerto Carreño de tan sólo 1800×21 metros. De estos datos, suponemos que el avión, obviamente, no iba a masa máxima ya que hubiera sido un suicidio en toda regla, pero sin conocer el manifiesto de carga ni el peso total declarado, no se puede descartar nada. Tampoco hay servicio de combustible para reactores en el aeropuerto así que se puede descartar un error al cargar más JetA1 del que se debiera. El tiempo meteorológico tampoco era tan desfavorable:

  • SKPC 202300Z 01008KT 9999 FEW020 SCT200 30722 A////
    SKPC 202200Z 01008KT 9999 FEW020 SCT200 31/22 A////

Aún así, por vídeos previos del mismo aeropuerto, mismo tipo de avión y misma compañía, se ve que algunas veces han despegado bastante justos, por no decir una barbaridad:

Con toda la objetividad del mundo, podemos decir que esto es una locura. Con todas las letras. Es una pena que haya fallecido gente, pero se demuestra que al menos otra vez, hace dos meses, en el mismo aeropuerto y con el mismo tipo de avión, se la han jugado y mucho. Al final de la TODA, el avión con fallo de motor debería estar al menos a 35 pies, y este pasa a apenas 15-20 pies sobre la valla, que son 95 metros desde que termina la pista. Lamentablemente, lo que más se escucha es que a la tripulación del accidente “se le acabó la suerte”. Estaremos atentos a futuros comunicados sobre el tema.

Header photo (c): Santiago Escobar

Deja un comentario